Adulta mayor shuar pasó de la indigencia a tener un hogar junto a sus hijas

Rosario Wari, adulta mayor de la nacionalidad shuar

Tundayme (Zamora Chinchipe).- El sueño se hizo realidad para los hijos de Rosario Wari, una adulta mayor de la nacionalidad shuar, de 95 años de edad. Hoy ella habita en un ambiente confortable en el domicilio de una de sus hijas, María Isabel Mashendo, ubicado en el cantón El Pangui, provincia de Zamora Chinchipe.

Ella junto a su hermana, María Teresa, solicitaron el apoyo de instituciones del Estado para trasladar a su progenitora desde una choza levantada, sin autorización, en terrenos pertenecientes al Ministerio de Defensa del Ecuador, en la parroquia Tundayme.

María Isabel Mashendo, hija de Rosario Wari, agradeció a quienes hicieron posible que su madre pueda estar gozando ahora de mejores condiciones de vida.

Rosario Wari vivía allí en condiciones infrahumanas y en total estado de insalubridad, en compañía de uno de sus hijos. Durante las noches dormía sobre tablas a la intemperie pues la choza no cuenta con paredes. Cabe mencionar que la adulta mayor nunca fue parte del proceso de servidumbre ejecutado por la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom).

Producto de un esfuerzo coordinado entre el Ministerio de Salud, Ministerio de Minería y Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), se logró trasladarla hasta el centro de salud de El Pangui, donde recibió atención médica bajo la supervisión de sus hijas.

Jofre Franco, médico del referido centro asistencial, afirmó que luego de una primera valoración la ciudadana Rosario Wari presenta desnutrición y afecciones en la piel producto de las condiciones del lugar en que habitaba.

“La desnutrición puede acarrear anemia y enfermedades secundarias que pueden ir apareciendo”, detalló el galeno. Rosario Wari seguirá recibiendo atención médica y psicológica, tal como lo manifestaron sus familiares.

La empresa minera Ecuacorriente S.A., en el marco de su programa de relaciones comunitarias, hizo la entrega gratuita de enseres a doña Rosario Wari, quien ahora cuenta con una nueva cama, cobijas limpias, alimentación permanente y el cuidado diario de sus familiares.

María Isabel Mashendo, hija de Rosario Wari, agradeció a quienes hicieron posible que su madre pueda estar gozando ahora de mejores condiciones de vida. Ella ratificó su compromiso de alimentar, asear y cuidar a su progenitora con el apoyo de sus hermanos.

El MIES, por su parte, dará seguimiento al caso de doña Rosario Wari a fin de que el bono otorgado por el Gobierno Nacional sea retribuido efectivamente a su favor y sea empleado para suplir sus necesidades básicas. HJ/ Ministerio de Minería