Ministerio de Minería rechaza acciones violentas por parte de grupos opositores a esta actividad

(Archivo)

Quito, 08 de mayo de 2018

 Grupos antimineros de forma violenta se tomaron hoy  las instalaciones del proyecto Río Blanco en Azuay, operado por la empresa Ecuagoldmining South América S.A., además cerraron y destruyeron vías de acceso a las comunidades y al proyecto.

Desde el 6 de mayo de 2018, grupos de opositores a la minería violentaron la propiedad privada, poniendo en riesgo la seguridad del campamento. Se tomaron las vías de acceso al proyecto a la altura de Miguir en Río Blanco destruyendo un puente de madera. Además, obstaculizaron la vía que comunica a Yumate con Cochapamba. Y hoy, aproximadamente a las 19h30, se tomaron las instalaciones del campamento de la empresa.

El Ministerio de Minería rechaza todo tipo de actividad que ponga en riesgo la integridad de las poblaciones aledañas al proyecto, así como cualquier amenaza de destrucción de la propiedad pública y privada que interrumpa el acceso a las instalaciones del proyecto e impida la libre circulación.

En este sentido, los integrantes de la agrupación Pueblo del Sur de Molleturo han convocado  a personas de otras comunidades que no pertenecen a la zona de influencia directa, con ofrecimientos en base a la presión que ejercen sobre la empresa mediante estas medidas de paralización.

Este tipo de presiones sociales con acciones violentas y carentes de lógica en esta zona, afectan al país que pierde por estos inconvenientes alrededor de USD 60 mil en inversión diaria y pone en riesgo los empleos que este proyecto ha generado.

Por esta razón el Ministerio de Minería rechaza todo tipo de actividad que ponga en riesgo la integridad de las poblaciones aledañas al proyecto, así como cualquier amenaza de destrucción de la propiedad pública y privada que interrumpa el acceso a las instalaciones del proyecto e impida la libre circulación.

El Ministerio de Minería aclara que fomenta el diálogo directo con las comunidades y las empresas para impulsar una actividad responsable que permita generar más recursos económicos, nuevas fuentes de empleo, encadenamientos productivos, y desarrollo del conocimiento.

La mayoría de los habitantes de las comunidades de influencia directa del proyecto como Río Blanco, Cochapamba, Zhín Alto y Llano Largo afirmaron no ser partícipes de los actos de violencia. Ellos coinciden que esto es liderado por grupos ajenos con intereses particulares y políticos que desconocen los avances realizados por el proyecto, por ello, cierran las puertas al diálogo pues su objetivo es oponerse al desarrollo de la minería en el país.

El Gobierno Nacional, a través de esta Cartera de Estado, vela por una minería bien hecha y responsable con el medioambiente, a través de controles permanentes y con tecnología de punta a los proyectos mineros, junto con el Ministerio del Ambiente y la Secretaría del Agua.